Escritores y patos en el Manzanares

The-Economist

Llegó el día en el que el futuro de la literatura se coló en las páginas de Negocios de The Economist. No hablo de información sobre compra/ventas/adquisiciones/fusiones o similares del sector editorial. Hablo -o habla el artículo en cuestión, mejor dicho- del futuro de los autores de los libros, del futuro de los escritores para los que esta publicación de prestigio crea el término authorpreneurship. Con permiso de los traductores de oficio, me permitiré traducirlo al español como “escritoemprededurismo”. Ahí va el neologismo. Suena horroroso, eso sí hay que reconocerlo.

Con esa palabra, Authorpreneurship encabezan este artículo en el que describen una nueva era en la que, para los escritores actuales y el futuro, su imagen y su trabajo de promoción será casi o más importante que lo que escriben. Esto les lleva a afirmar que “authors are becoming more like pop stars”. Leer más “Escritores y patos en el Manzanares”

Breve e insuficiente historia de los grandes libros incompletos

piper_image_7.preview

Dos de las novedades literarias de las que más se está hablando ahora mismo son publicaciones póstumas de dos grandes autores. Ya sabéis cuáles: Demonios familiares, de Ana María Matute, y ¡Alabardas, alabardas! ¡Espingardas, espingardas!, de José Saramago. En el caso de Matute, la novela está casi completa, sólo faltaba resolverla. Más precario es el estado de gestación del último libro de Saramago: apenas llevaba un par de capítulos que, para editarlos, se han completado con un escrito de Roberto Saviano y dibujos de Günter Grass.

Éste no es un texto sobre los libros póstumos (podríamos hablar del nuevo poemario de Bukowski, o del ¡tercer! libro publicado tras la muerte de Carlos Fuentes), sino sobre esos libros que sus autores no llegan a concluir antes de la muerte. Para muchos la edición de este tipo de textos son innecesarias: broches tardíos a una brillante bibliografía, frivolidades con las que se quiere seguir rentabilizando la figura de un escritor, o una falta de respeto a la voluntad del difunto, incluso una traición a su tarea de escritura que ha quedado interrumpida e imperfecta sin opciones de ser corregida y concluida. Claro: como todo el mundo que se ha sentado a escribir algo de ficción, sabemos que entre lo que uno empieza a escribir y lo que acaba resultando hay un océano narrativo que se elabora y reelabora una y otra vez, hasta tal punto que nunca se está seguro de haber acabado. Por eso hay mucho de injusto en la publicación apresurada de estos textos.

En mi caso, me ocurre con las obras póstumas e incompletas que me generan muchas dudas. ¿Será el libro que de verdad quería escribir? ¿Cómo habría cambiado de estar completo? ¿Quién lo habrá adulterado para su edición? ¿En qué sacrílegos cambios habrá incurrido ahora que el autor no está presente para defender su obra?

Pero también es verdad que, sin esa voluntad de recuperar escritos incompletos que la muerte de su autor ha dejado en el aire, nos habríamos perdido muchas y grandes obras. Hablaremos de Kakfa, por supuesto, porque su caso es el más célebre, pero antes citaré otros ejemplos. Leer más “Breve e insuficiente historia de los grandes libros incompletos”

“Aquí, sufriendo”

Foto 16-08-14 20 09 38

El verano ha enfriado los ánimos de este blog. Lo sé. Ha sido premeditado. Desde luego no han faltado temas de los que hablar. Podría haberme sentado frente al ordenador y haber tecleado algunas líneas sobre muchas cosas.

> hábitos lectores en verano.

> lecturas con el verano, las vacaciones o la evasión como protagonistas.

> un repaso nostálgico-refrito de los libros leídos hasta altas horas de la madrugada en los veranos de mi juventud.

> el centenario del nacimiento de Julio Cortázar.

> los veinte años treinta años desde la muerte de Truman Capote.

> un repaso a los libros dedicados a la I Guerra Mundial en la conmemoración del siglo que ha pasado ya.

> lo mismo, pero con los 75 años desde que empezó la II Guerra Mundial.

> lo mal que está el sector del libro (esto no hace falta que sea verano para hablar del tema, pero cuando no hay otra cosa…).

Pero para hablar de temas recurrentes y de los que todo el mundo habla ya está la prensa.

Han sido unas vacaciones electrónicas, y ahora toca volver. En la memoria, una cita de este verano a propósito de no hacer nada. En Fiesta, de Hemingway:

“Una parte muy importante de la ética profesional (en el periodismo) consiste en que parezca que nunca trabajas”.

Una forma muy educada de resumir ese espíritu con el que ahora las redes sociales se llenan con fotos debajo de las cuales añadimos el ya conocido “aquí, sufriendo”.