Leer en caso de ébola: no nos convirtamos en rinocerontes

doctorespeste

Desde que el hidalgo manchego amigo de Cervantes enloqueciera por la lectura compulsiva de historias de caballería el efecto infeccioso que tienen los libros quedó de manifiesto. Que se lo digan si no a Madame Bovary. Los males de la lectura se contagian, su alcance es vírico.

Pero hoy, a cuenta de la crisis provocada por el ébola todo lo que está sucediendo alrededor de este tema, me ha traído a la mente otras lecturas. Continuar leyendo «Leer en caso de ébola: no nos convirtamos en rinocerontes»

A %d blogueros les gusta esto: