Lo.Li.Ta

Foto 21-9-15 1 01 54

Lolita cumple 60 años, ya lo sabéis, y por eso me apetecía escribir sobre el impacto que me causó su lectura. Todos sabemos ya de lo que va ese libro, o podemos imaginarlo si acaso no lo habéis leído. Pero no quiero ir por ahí.

Ponte en mi lugar. Ni siquiera había cumplido los 18 años y tenía todos los defectos de esa edad. Quería leerme el mundo, llenarme los ojos de vida, llegar donde no había ido nadie a mi alrededor y esa pose descreída e indolente que sólo se atempera con el tiempo. Las mismas tonterías que todo el mundo tiene en la cabeza cuando ni siquiera tiene carnet de conducir.

Y a esa edad llegó Lolita y ese tipo con aire de europeo intelectual y apátrida, loco por cazar mariposas, Vladimir Nabokov. Gracias a él aprendimos a paladear todas y cada una de las sílabas del nombre de la mujer amada. “La punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos desde el borde del paladar para apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes”. Lo.Li.Ta. Gracia a él también aprendimos cómo puede disfrutar un escritor retorciendo los destinos de sus personajes, enloqueciéndolos o enfretándoles a destinos en los que lo trágico y lo absurdo serían lo mismo. Leer más “Lo.Li.Ta”