Pasear por ciudades con libros bajo el brazo. La Habana

cuba5web

Después de echar un vistazo a este curioso mapa de Siete ciudades contadas por su literatura, recobré esa sensación apasionante y bonita que despierta pasear por grandes ciudades desconocidas con cualquier libro que las retrate bajo el brazo. Eso me pasó en La Habana con Cabrera Infante, así que traigo aquí un post que ya publiqué en otro blog.

*

En La Habana, como en un yacimiento arqueológico, uno asiste al descubrimiento de los diferentes estratos que se han acumulado a lo largo de los siglos en sus calles y avenidas: la huella del pasado colonial español y el exotismo tosco y sencillo de su barroco, en combinación con la raíz caribeña; el refinado aroma francés del XIX; el utilitarismo estadounidense residencial, casi de ciencia ficción, casi pop, de los años 40 y 50 del XX, frente al lujo de los hoteles de la mafia; la huella soviética, la realidad comunista, en la grandeza fría de algunos edificios y la pobreza de otros. Pero, sobre todo, uno tiene la impresión de estar en La Habana descubierta gracias a Guillermo Cabrera Infante, en esa ciudad que sufre caries descrita en Tres Tristes Tigres en 1964. Con textos de ese libro ilustro algunas de las fotos que me traje de allí.

cuba12web

“Estuvimos un rato hablando de ciudades, que es un tema favorito de Cué, con su idea de que la ciudad no fue creada por el hombre, sino todo lo contrario y comunicando esa suerte de nostalgia arqueológica con que habla de los edificios como si fueran seres humanos, donde las casas se construyen con una gran esperanza, en la novedad, una Navidad y luego crecen con la gente que las habita y decaen y finalmente son olvidadas o derruidas o se caen de viejas y en su lugar se levanta otro edificio que recomienza el ciclo.”

cuba11web

“Atravesando La Habana en automóvil en dirección al Vedado y si uno tiene la dicha de ser pasajero, no hay más que seguir la cadencia de las cuadras, voltear la cabeza y ver a la derecha, fugaz, una bocacalle, un pedazo de muro y al fondo, el mar. La sorpresa es dialéctica: hay sorpresa, no debe haber sorpresa y el mar sin sorprenderme me asalta finalmente.” 

cuba8web

cuba3web

“Y no otra cosa que una búsqueda eran nuestros viajes continuos, interminables, un sólo viaje infinito por el Malecón, como ahora, pero a cualquier hora del día y de la noche, recorriendo el paisaje cariado de las casas viejas”.

cuba2web

“Éramos totalitarios: queríamos la sabiduría total, la felicidad, ser inmortales al unir el fin con el principio”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s