Leer y poder

DSC_0540

Está el panorama en el patio de los grandes partidos políticos españoles que esto parece el Foro Romano con los idus de marzo a la vuelta de la esquina. Pero éste (no me canso de repetirlo) es un blog de libros. Hablemos de libros.

> “Con la venia de Bruto y los demás, puesto que Bruto es un hombre honrado, como honrados son todos los demás, vengo a hablaros en el funeral de César”.  Con estas palabras arranca Shakespeare el discurso que pronuncia Marco Antonio en las exequias del dictador romano tras su magnicidio: su retórica afilada y, al mismo tiempo, contudente marca uno de los momentos más intensos de Julio César, drama histórico y político, según se quiera ver. Sobre esta obra se ha asentado gran parte del mito sobre el asesinato de Julio César, incluida la célebre frase “¿tú también, hijo mío?”. Sin embargo, una nueva investigación aporta un tercer nombre a Casio y Bruto como líderes del complot. Se trata de Décimo Junio Bruto Albino. De eso habla el libro The Death of Cesar, de Barry Strauss, que por ahora no tiene distribuidora en España.

> “Y, sin embargo, Bruto es un hombre honrado”. O no. Nunca lo sabremos. Si Shakespeare es en gran medida el culpable del mito de Julio César, también es cierto que sin el concepto “shakesperiano” no podríamos entender los dramas políticos de hoy en día: con sus luchas por el poder, sus traiciones, sus conspiraciones, dudosa moral y bajezas ocultas. “Todos los políticos son asesinos”: no lo decía Shakespeare, sino Beau Willimon creador de uno de los últimos fenómenos al que se le ha atribuido ese apelativo, “shakesperiano”. Me refiero a la serie de televisión House Of Cards, a la que al final no me va a quedar más remedio que rendirme.

houseofcardsalba

> Descubro con alegría que es en realidad un adaptación de otra serie original de la BBC de 1995 basada en un libro de Michael Dobbs que ahora se acaba de publicar en España. En él, este político del Partido Conservador, relata las luchas internas para suceder a Margaret Thatcher. En teoría es una ficción. Pero como con Bruto, nunca sabremos si es un hombre honrado, o sí lo sabemos, y lo que sabemos es que no lo es. ¿Fue Bruto un convencido idealista republicano? ¿O fue un traidor asesino?

> Un apunte sobre la serie original: digo que descubro con alegría la relación entre ambas porque la de la BBC me tocó verla en la Facultad de Periodismo hace unos años. Si la gente anda alucinada con la forma en la que Kevin Spacey rompe la cuarta pared en la adaptación americana, tenían que ver solamente los primeros planos de la inglesa. La echa a abajo de una patada. La serie está íntegra en Youtube.

> Le dice Casio a Bruto: “La culpa, Bruto, no está en las estrellas”. Otros, mientras tanto, parafrasean a Hölderlin a través de Marx y se proponen “tomar el cielo por asalto”. Sí, claro, hablo de Podemos. Aunque ahora se les llene la boca de Gramsci y sean más de George R. R. Martin que de Shakespeare, sus “primeras lecturas” fueron otras. Escribía hace unos días Sergio del Molino una certera contextualización de los orígenes generacionales del núcleo duro de este nuevo partido. En “El mismo aroma” Del Molino señala las claves espacio-temporales de esa generación: estamos en la Universidad Complutense de Madrid, están terminando los años 90 del siglo XX, hemos saltado al siglo XXI con el aldabonazo del 11-S y la Guerra de Irak. En ese clima, lo más parecido a los Evangelistas de una Biblia universitaria eran Noam Chomsky, Ignacio Ramonet, Eduardo Galeano y Mario Benedetti, a los que cita Del Molino. Lo corroboro. Lo sé porque yo también los he leído. Los panfletos de Chomsky, incluido el que escribió junto a Ramonet, Cómo nos venden la moto, y los editoriales de éste en Le Monde Diplomatique. Las venas abiertas de América Latina y hasta el Informe Petras y los últimos números que aparecieron de Ajoblanco. A Benedetti aún lo leo. A Benedetti, mejor dicho, no me canso de leerlo.

juego-pod

> Y reconozco a esos ejemplares universitarios que describe Del Molino: los veía en las asambleas contra la globalizacion (era el tiempo de No Logo, de Attac, de Portoalegre), los veía a la cabeza de manifestaciones contra las leyes educativas de Aznar y los veía en acampadas de protesta contra la guerra de Irak. Los veía poco por clase, todo hay que decirlo. Ahora, señala Del Molino, “ya no juegan a las asambleas, sino que se aplican a la conquista del poder”. Ahora, me pregunto yo, ¿habrá algún Casio que les recuerde que cada uno es responsable de sus propias actuaciones, que cada uno tiene que responder por sí mismo?

Foto 5-3-15 21 36 41

> A propósito de lecturas universitarias, estoy releyendo un libro que cayó en mis manos en esta etapa: Diálogo en el infierno entre Maquiavelo y Montesquieu, de Maurice Joly. Es un panfleto de 1.864 al que estoy añadiendo más subrayados de los que ya tenía y de una vigencia radical. Como este libro se merece un post para él solo, me limito a adelantar un párrafo. En este caso, es Maquiavelo el que habla:

“Habrá toda suerte de elementos políticos, tocones de partidos otrora victoriosos, hoy vencidos, ambiciones desenfrenadas, ardientes codicias, odios implacables, terrores por doquier, hombres de las más diversas opiniones y de todas las doctrinas, restauradores de antiguos regímenes, demagogos, anarquistas, utopistas, todos manos a la obra para el derrocamiento del orden establecido. ¿Qué conclusiones debemos extraer de semejante situación?”

> Más que una conclusión, termino con un aviso: recordemos que, en apenas unos días, el 15, llegarán los idus de marzo. Guardémonos.

Idus-Marzo FORGES

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s