Los mejores libros de 2014 que quiero leer en 2015

dondraperinferno

Son tiempos en los que, a la vuelta de cualquier suplemento literario, cultural o especializado, los ojos del lector acaban por detenerse -entre la curiosidad y el hastío- leamos artículos y listas del tipo “Los 10/15/20 mejores libros de 2014 según…”.

Yo no voy a decir cuáles han sido mis libros favoritos del año. Ni he los he leído todos para emitir semejante veredicto  ni he dispuesto de todo el tiempo que hubiera querido para leer algunos que incluiría entre los mejores del año que acaba.

Así que le doy la vuelta a la tortilla, voy a recomendar libros de actualidad que no he leído. O, mejor dicho, los libros de 2014 que no he leído en 2014 pero que me gustaría leer en 2015.

Galveston, de Nick Pizzolato.

Pizzolato fue escritor antes que guionista, aunque el éxito y el reconocimiento le ha llegado con su papel de showrunner de uno de los éxitos televisivos de la temporada, True Detective: una historia densa, oscura, compleja, atípica y al mismo tiempo tan reconocible por el espectador. Después de haberme metido ya entre pecho y espalda el libro sobre la serie editado por Errata Naturae, necesito este noir que huele de nuevo a personajes difíciles, cazadores solitarios, corazones rotos, carreteras secundarias y botellas de bourbon.

Zona de obras, de Leila Guerriero.

Leila Guerriero es algo más que una gran periodista. No sólo te cuenta la realidad, te desnuda la realidad en los aspectos más insospechados, pequeños y cotidianos de la rutina. Leila Guerriero es al periodismo lo que un buen puchero cocido a fuego lento después de comer fast-food toda la semana. En este libro se recogen sus artículos, reportajes y reflexiones sobre el periodismo, la crónica periodística y eso que ahora llaman periodismo literario. Lo quiero. YA.

Como la sombra que se va, de Antonio Muñoz Molina.

Da igual la historia que vaya a contar Muñoz Molina. Cualquiera con un libro suyo entre las manos sabe que se dispone a disfrutar de una lectura absorbente y profunda a pesar de la extensión con la que la ofrezca. En esta ocasión, se ocupa de la historia del asesinato de Martin Luther King y de su obsesión particular por este personaje. Con Muñoz Molina, queridos reyes, nunca fallarán.

En el café de la juventud perdida, Un pedigrí o Dora Bruder, de Patrick Modiano.

Modiano me ha ganado para su causa: libros llenos de nostalgia, de sombras y luces, de paisajes de ciudades desiertas y fantasmales, la memoria esquiva y los recuerdos que se pierden en el tiempo “como lágrimas en la lluvia”. Después de leer La Trilogía de la Ocupación y La hierba de las noches, quiero más. Necesito más Modiano.

Los años del boom, Xavi Ayen.

Un monumental libro que se sumerge, a ritmo de crónica periodística más que de ensayo literario, en los años dorados del boom lationamericano con figuras de la talla de Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa o Carlos Fuentes, entre otros. Tal vez por lo de “boom”, el libro arranca con una de las anécdotas más célebres de aquella época, un “zas”, el que le sacudió Vargas Llosa en el ojo a García Márquez y con el que arrancan las 880 páginas de un libro que para los amantes de la historia contemporánea de la literatura será una delicia.

Viajes con Charley, de John Steinbeck.

En 1960, en el mejor momento de su carrera literaria, Steinbeck decidió hacer un alto en el camino y se recorrió en autocaravana junto a su perro Charley los Estados Unidos de una punta a otra. 16.000 kilómetros y 34 estados son el camino de uno de los escritores más agudos a la hora de reflejar la realidad y dureza de la vida de los desheredados de su país. El libro se publicó en 1962, después de recibir el Premio Nobel.

Los casos de Montalbano, de Andrea Camilleri.

Salamandra ha tenido la idea ir publicando en diferentes volúmenes todos los casos del inspector Montalbano. En este primer tomo se incluyen los tres primeros, “La forma del agua”, “El perro de terracota” y “El ladrón de meriendas”. Un placer sólo comparable a un buen menú de comida italiana, acompañado con vino de la teirra, sobre un mantel de cuadros frente al mar siciliano de la isla de Camilleri y Montalbano.

Clases de literatura, de Julio Cortázar.

Un libro en el que se recopilan las clases de literatura que Cortázar impartió durante 1980 en la Universidad de Berkely. Venga ya, ¿necesitáis más detalles para explicaros por qué quiero leerlo?

Y aún así, dejaré aquí la lista para no aburrir más. Aunque no dejaré de enumerar otros libros de este año que me quedo con ganas de leer:

Así empieza lo malo, Javier Marías.

La buena reputación, Ignacio Martínez de Pisón.

CeroCeroCero, Roberto Saviano.

Un hombre enamorado. Mi lucha. Tomo II, Karl Ove Knausgard.

Ojalá nos perdonen, A. M. Home.

La parte inventada, Rodrigo Fresán.

Los días corren como caballos salvajes por las montañas, Charles Bukowski.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s