“Es un decir”, Jenn Díaz (Lumen)

Foto 06-05-14 23 34 50

Mariela es una niña vieja, una niña de infancia flaca. Mariela es la protagonista de Es un decir y, en realidad, no es una niña. Mariela se ha sentado y quiere que escuchemos su historia, la historia de cómo cambió su vida el día en el que mataron a su padre. Lo de escuchar es un decir, porque es un libro, el tercero de Jenn Díaz (@JnnDiaz), y hay que leerlo. Pero la realidad es que en esta historia de opresión y secretos, la voz de Mariela, sin apenas alzarse, se acaba imponiendo luminosa y cristalina como un manantial.

En su historia sólo hay una evidencia: que su padre murió por ser “un rojo de mierda”, por elegir el bando equivocado en el momento equivocado. Y frente a eso, secretos y susurros que se escuchan entre las paredes de su casa, que comparte con su madre y su abuela, o que se cuelan desde la calle y se escuchan por todo el pueblo. Bajo ese clima y ánimo que se presume asfixiante lo de menos es el enigma sobre los secretos que esconde su familia, sino que se abre camino el despertar de la niña vieja Mariela.

“Como entendí que si fuera por mi familia, o lo que quedaba de ella, no me iba a enterar de nada, empecé a buscar la vida por otros lados, porque en algún lugar debía de estar.”

En esta tercera novela de Jenn Díaz no hay artificios ni fatalismos, pero sí la mirada despejada y perspicaz de la niña a la que tampoco le falta un sentido del humor bastante particular y dosificado en momentos brillantes. Así es Mariela, rodeada de personajes tibios, en un mundo de adultos cuyos valores se le escapan como agua entre los dedos. Su historia es una historia sobre las necesidades que crean afectos y vínculos, sobre las ausencias que se convierten en vergüenza permanente.

Con una trayectoria impecable para su juventud, con un notable bagaje literario en un mundo de suflés editoriales, no hay un paso en falso en este libro de Jenn Díaz: su prosa destila humanidad, calidez, acerca al lector al interior de Mariela, envolviéndolo con esa condescendencia con la que aparentemente la niña se enfrenta al drama de su familia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s