“En la orilla”, Rafael Chirbes (Ed. Anagrama)

Foto 27-06-13 16 48 35

Empieza la lectura de En la orilla, el último libro de Rafael Chirbes, y uno se pregunta “¿en la orilla de dónde? ¿al borde de qué?”. Estar en la orilla es siempre quedarse al límite, a un paso de ir más allá o de permanecer donde estamos, arriesgarnos, renunciar o conformarnos. Es la orilla del marjal, entendido por el protagonista, Esteban, como un paisaje de su infancia, un paraíso perdido que los hombres han corrompido y transformado en un sumidero por el que se han vertido todos los deshechos de la sociedad. “El dinero no es nada. O, peor, el dinero es el que todo lo corrompe, lo estropea, un mal padre, padrastro, pero que -fíjate cómo son las cosas- tantas vida en apariencia incompatibles une”. El marjal -es obvio-, como metáfora de la decadencia personal de Esteban, de su ruina, y también de los tiempos que corren. El marjal es lo poco que le queda cuando se ve obligado a cerrar su carpintería.

En la orilla es la confesión del fracaso de Esteban, de sus frustaciones (las propias y las heredadas), de su rutina pueblerina y su codicia contagiada. El propio Esteban narra ese hundimiento en lo económico, con el cierre de su carpintería en quiebra, y en lo personal, la derrota como hijo, como amante. No hay concesiones para el lector: el retrato de este pobre diablo (juez y parte, víctima y verdugo) es descarnado, a veces cruel y a veces patético. “Pensaba: soy propietario de mis carencias. Mi única propiedad es lo que me falta. Lo que no soy capaz de alcanzar, lo que he perdido, eso es lo que tengo, lo que es de verdad mío, ése el vacío que soy”.

Con un realismo al que en momentos sólo se le puede aplicar la palabra brutal, Rafael Chirbes deja sin aliento al lector y describe los paisajes en decadencia que deja la ruina personal y colectiva transformándolos en algo casi similar a un escenario (“localizaciones”) post-apocalíptico. El estadillo económico, inmobiliario y financiero tiene un peso importante, aunque más como aglutinante de la narración que como hilo argumental. Es también el relato del declive de una generación que decide el futuro de miles de pueblos de España en una partida de dominó en el café principal: empresarios del pelotazo, comisionistas, concejales, directores de cajas de ahorro, intelectuales provincianos… Es el punto de colapso de una generación y un sistema promovido por ellos mismos en el que a la avaricia se le llamaba prosperidad económica.

La narración huele desde las primeras líneas a un libro clásico desde el momento de escribirse. Se respira el olor de grandes figuras de la literatura española del siglo XX de los que Chirbes es la evolución lógica. Uno puede pensar -dado el retrato “costumbrista” mediterráneo- en un Blasco Ibáñez actualizado. Pero también se siente el aliento de Juan Benet o Jesús Fernández Santos. Junto a su anterior libro, Crematorio, Rafael Chirbes ha hecho de este díptico un caleidoscópico en el que trasciende lo actual para convertir su narración en una obra maestra y perfecta, compacta, unitaria, sin aristas, tallada con la conciencia minuciosa y paciente de un huraño escultor.

Anuncios

1 comentario en ““En la orilla”, Rafael Chirbes (Ed. Anagrama)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s