No habléis de libros

Nunca deberíamos recomendar la lectura de ningún libro. Sé que estas palabras suenan raras en alguien que se propone escribir un blog sobre libros y escritores. Pero tengo mis motivos y matices.

Nadie debería decir nunca “te recomiendo este título” o “lee a tal o cual autor”, y quedarse tan tranquilo. Es decir, no deberíamos hacerlo de forma inconsciente o superficial. Un libro puede cambiarnos la vida, transformarla, sacudirla. Puede suponer una conmoción desconocida a pesar de que lo recomendemos con la más ligera de las intenciones, sin transcendencia ni pretensión alguna. Tenemos que ser conscientes de la carga que esto supone.

Recomendar un libro debería convertirnos en responsables de lo que puede traer consigo. Por lo que no bastaría con dar un consejo, unas palabras, sino que tendríamos que acompañarlo regalando también el libro, como gesto de que asumimos y compartimos la carga. Una forma de decir “seré yo el responsable de lo que pase dentro de ti mientras lo lees”.

De la misma forma, también está el miedo. Pensad en eso. El miedo que se despierta en los que regalan un libro como parte de su vida, un libro que ha sido importante para ellos. Temen la decepción, a secas, por el hecho de que ese libro que les marcó no cause impresión alguna en nuestro destinatario.

Luego, en el fondo, toda esa responsabilidad y ese miedo a la decepción se acaba superando. Siempre acabamos hablando de libros.

Anuncios

1 comentario en “No habléis de libros”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s